Denuncian que Max Mendoza, estudiante universitario, recibe un sueldo de docente

El máximo dirigente universitario fue, desde 2018, secretario ejecutivo nacional interino y ahora miembro del presídium del CEUB. Su salario asciende a 21.870 bolivianos.

El máximo representante de los estudiantes de las universidades públicas del país, Max Mendoza, y también allegado a Evo Morales es, al mismo tiempo, miembro del presídium del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB). Por este cargo recibe un salario de Bs 21.870 y, según la denuncia, sin cumplir los requisitos para este puesto.

De acuerdo con el Estatuto Orgánico del Sistema de la Universidad Boliviana, para ser elegido como miembro del presídium se requieren cuatro requisitos:  ser boliviano, tener grado académico de Doctor, Magister, Licenciado o sus equivalentes; ser docente titular con más de cinco años de antigüedad; y no haber ejercido cargos de autoridad durante los periodos de intervención de la Universidad.

Mendoza aún sería estudiante. EL DEBER consultó con el dirigente si ya obtuvo su licenciatura; sin embargo, no respondió.

Cuando se le preguntó por su cargo en el CEUB, respondió: «¿De qué vamos a hablar, de Potosí o de qué vamos a hablar?»

Luego de insistir, aclaró que es miembro del presídium hace cuatro años y que asumió el puesto, tras la suspensión del Congreso de Universidades en 2018 por la muerte del universitario Jonathan Quipe de la Universidad Autónoma de El Alto (UPEA). 

En ese entonces, el presídium tenía el mandado según  Resolución 04/2018 de retomar el encuentro en 30 días. Pero pasaron cuatro años y de nuevo por la muerte de estudiantes el Congreso está en vilo

En esta reunión nacional se prevé renovar a los miembros del CEUB y de la CUB. Por ello, la presidenta del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Roxana Graz, presume que ocurrió el atentado en la Universidad Tomás Frías para prorrogar en el cargo a los dirigentes.

Mendoza alegó que no tiene intenciones de quedarse en el poder y aseguró que es el mayor interesado para que se lleve adelante el Congreso que ya estaba programado para realizarse del 23 al 28 de mayo en la Villa Imperial.

Sin embargo, afirmó que se requiere de seguridad y garantías para reunir a los más de mil congresistas ya que por los últimos sucesos, de gasificación seguido de muertes, es necesario cuidar a los asistentes.

Fuente: El Deber

 96 total views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *