Cómo interpretar la postergación del censo de población y vivienda desde la opinión de un sociólogo

El sociólogo Vladimir Medina Aramayo, considera que no se puede llegar al verificativo de un censo si no se cuenta con todos los requisitos técnicos que permitan obtener datos reales y confiables aplicables a una planificación del desarrollo del país por lo menos por los próximos veinte años.

En su opinión, primero que nada el tema del censo debe ser despolitizado, porque se trata de un tema técnico, que tiene que cumplir con requisitos para ser viable. Es un tema que interesa a todos los bolivianos y para ello se tiene que contar con una buena cartografía, que los instrumentos técnicos que se manejen sean bien aplicados y que se desarrollen con toda la rigurosidad técnica y académica que requiere un proceso de esa magnitud.

El censo, no debe ser bandera de lucha, ni de unos ni de otros, es decir, ni del oficialismo ni de la oposición, porque se genera un clima de confrontación como la está provocando la anunciada movilización de Santa Cruz en rechazo a la postergación del censo. Dijo Medina.

Según la posición de Medina, la discusión sobre el tema del censo, debería ser de tipo totalmente técnico, pero con la participación de todos los actores del desarrollo o de la vida nacional, entre ellos los gobiernos departamentales, las universidades, que deben plantear, los temas de distribución de la economía nacional sin politización.

La politización del tema hace ver la proyección económica como algo especulativo y no técnico, porque se está hablando de recursos económicos que se pierden, cuando “no se puede perder, algo que no se tiene”, se habla del producto de los datos objetivos del censo y se proyecta una distribución económica que en este momento no existe, es un enfoque equivocado y errático, lo mismo que la distribución de escaños parlamentarios, que está alimentando la politización y la confrontación, expresa Vladimir Medina.

La discusión debería centrarse en cómo entendemos que un censo, una nueva asignación de escaños y una nueva distribución de recursos nos garanticen el desarrollo de todas las regiones del país.

En opinión del sociólogo, primero se debe definir, cuál va a ser la doctrina del pacto fiscal, porque hay dos corrientes, uno en que los recursos vienen a las regiones y éstas las administran.  Y el concepto del pacto social solidario que emergió de la asamblea constituyente, que significa que se genere una redistribución que permita llegar a poblaciones de mayor concentración en algunas regiones y en otras donde debe haber una desconcentración a poblaciones de menor población y que de manera equitativa puedan acceder a estos recursos.

Como ejemplo, manifestó que la Universidad, en vez de incitar a politizar el tema, debería generar una discusión a fondo sobre el concepto doctrinario del pacto fiscal, si es un pacto en el que se distribuya los recursos a cada región y que cada uno los administre, o será un pacto social solidario, o debería generar alternativas en función de cómo manejar de mejor manera los datos del censo para generar desarrollo.

Para Vladimir Medina, es importante la discusión dentro del pacto fiscal, la ampliación del horizonte tributario de las Gobernaciones que no pueden generar muchos recursos propios que los vuelve dependientes de los recursos del Estado. Se puede discutir que les transfieran mayores competencias, más tributos o impuestos a las gobernaciones, y les pueda dar posibilidades de generar más recursos y definir sus objetivos de diferente manera.

RLO/mn

Comentarios