“Mi madre está sufriendo”; familia de boliviana calcinada en Chile pide ayuda para repatriar su cuerpo

“Mi hermanita ya no está con nosotros, pero queremos hacer lo imposible para traer su cuerpo y poder darle el último adiós”, dijo Luis Fernando Villarroel, el hermano de Flor.

Una dolorosa tragedia golpeó a la comunidad boliviana en Chile este pasado fin de semana, cuando Flor María Villarroel, una migrante de 34 años que había dejado su tierra natal en busca de una mejor calidad de vida, perdió la vida en un trágico incendio en su vivienda en Chile. Flor, quien dejó atrás a su familia y una hija de 12 años, trabajó arduamente para brindar apoyo económico a sus seres queridos en Bolivia.

Luis Fernando Villarroel, el hermano de Flor, compartió detalles sobre su querida hermana y la angustia que la familia está experimentando. “No tenemos ningún informe detallado de lo que ha sucedido, ya que no tenemos a nadie allá que pueda averiguar o recabar información, es por eso que no tenemos un informe concreto. Pero nos comunican sus amistades que posiblemente se hayan dormido con una vela encendida, porque creo que en esa parte chilena le cortan la luz”, comentó.

La difícil situación económica en la que se encontraba Flor la llevó a compartir su vivienda con otras personas, una práctica común en Chile para ahorrar dinero. Trágicamente, en el momento del incendio, cuatro personas se encontraban en la vivienda, dos de las cuales continúan hospitalizadas con quemaduras, mientras Flor y otra joven perdieron la vida.

Flor había migrado a Chile en busca de trabajo hace un mes, respondiendo a la necesidad de generar ingresos para su familia en Bolivia. Luis Fernando expresó: “Mi hermana fue una vez por cuestiones de cosecha, estuvo unos meses allá y luego volvió. Posteriormente, hace un mes atrás, le fueron a ofrecer trabajo y, debido a la delicada salud de mi otra hermana y los problemas de diabetes de mi madre, ella decidió partir nuevamente. Hace más de un mes que fue la última vez que la vi, puesto que yo vivo en Yacuiba y mis hermanos y familia viven aquí en el Plan Tres Mil”.

Flor siempre se esforzó por apoyar a su familia, enviando lo que ganaba para cubrir los gastos de su hija, su madre y sus hermanos. La noticia de su trágica partida dejó a su familia devastada.

Actualmente, el cuerpo de Flor permanece en Chile, debido a que los costos de repatriación son elevados y la familia enfrenta dificultades para realizar el traslado. Han solicitado la colaboración de la población para poder velar y enterrar a Flor en Bolivia. Además, han presentado una petición a la Cancillería boliviana para agilizar el proceso de repatriación y permitir que la familia pueda darle el último adiós a su ser querido.

Luis Fernando concluyó con un emotivo llamado: “Mi hermanita ya no está con nosotros, pero queremos hacer lo imposible para traer su cuerpo y poder velarla. Mi madre está sufriendo mucho”. La familia proporcionó números de contacto (773 27 808 – 718 79 157) para cualquier ayuda o colaboración que la población pueda brindar en esta difícil situación.

Red UNO

Comentarios