De la sequía a las lluvias: La soya se pudre en campos del Norte Integrado cruceño

En cuatro días de lluvia, hay zonas que quedaron anegadas para el lamento de los productores que cada vez ven más lejos recuperar sus inversiones, por lo que piden ayuda a las autoridades.

El sector soyero no termina de cuantificar las pérdidas generadas por la sequía cuando, de un momento a otro, registró otro problema que golpea a la economía de los productores: las lluvias registradas en los últimos días anegaron los campos y ahora la soya empieza a pudrirse.

Actualmente, el sector productivo se halla en plena fase de cosecha de la siembra de verano, la cual también registró cierto retraso debido a que en algunos sectores tuvieron que volver a sembrar en enero debido al estrés hídrico registrado en la zona norte y este del departamento cruceño.

La situación del grano podrido se concentra en municipios del Norte Integrado, según el reporte de Eliezer Arellano, dirigente de los productores soyeros de esta zona, quienes piden que se puedan reprogramar créditos para evitar que las pérdidas sean mayores.

Del mismo modo, el clamor de los productores es la aprobación de biotecnología para la inserción de semillas genéticamente mejoradas que sean tolerantes a factores climatológicos como la sequía o las inundaciones.

“Son casi cinco días de lluvias y así no se puede cosechar. La soya se negrea y se pudre”, lamentó el ejecutivo al pedir a las autoridades que den una solución al asunto para no comprometer la provisión y exportación de granos.

De acuerdo con los informes de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), la sequía golpeó al 25% de la producción de soya de este año, lo que califican como “la crisis productiva más grave de los últimos 30 años” y que tendrá como consecuencia una caída de 800.000 toneladas en el rendimiento del grano y pérdidas por $us 300 millones.

Los productores del Norte Integrado que interiorizaron la situación de las lluvias con UNITEL señalaron que la cosecha lleva poco más del 50% de avance y temen que la situación actual se acentué y las pérdidas sean mayores, lo que engrosaría las cifras arrojadas por Anapo.

Fuente: Canal Rural Bolivia

Comentarios