A 20 años de labor el comedor Etta Turner se consolida como alternativa de protección de niños

El domingo 25 de junio el comedor de niños Etta Turner cumple 20 años de servicio en alimentación, asistencia escolar, además de capacitación de madres bajo la atención de la Asociación de Damas Salesianas con funcionamiento en dependencias de la parroquia San José de La Floresta.

Creado el 25 de junio de 2003 luego de un censo realizado en el barrio La Floresta a donde se limitaba su acción, y cuyo resultado arrojó la existencia de un alto índice de desnutrición entre los niños, nació la idea de instalar un comedor para apoyar a estos niños de familias de escasos recursos con alimentación sana y nutritiva y a las madres, con capacitación en manufactura y otras ramas que les posibilita contar con ingresos económicos por su trabajo.

Inicialmente se sostenía con recursos de la ayuda de la familia de la joven Etta Turner, fallecida lamentablemente en esta ciudad cuando realizaba estudios en un programa de intercambio de estudiantes en Muyurina. Debido a esto se creó la Fundación Etta Project con donaciones provenientes de Padua, Italia, que hasta el año 2010 apoyaron al funcionamiento del comedor de niños.

De acuerdo con la información de la coordinadora y responsable del comedor María Luz Macías, el proyecto cuenta con el apoyo de la Gobernación de Santa Cruz mediante las becas alimenticias y un aporte mínimo de los padres de familia, aplicando, además, una política de protección de los niños con asistencia escolar, ayuda psicológica, además de almuerzo y meriendas en los turnos de mañana y tarde.

Cuenta con 85 niños entre 4 y 17 años de edad que reciben estos beneficios, los mayores, apoyan con trabajo voluntario a la labor que realizan internamente con la participación de los niños en el cultivo de pequeños huertos para la provición de parte de los alimentos. Está abierto a recibir más niños que requieran este tipo de atención y no solo del barrio La Floresta, sino también de otros distritos de la ciudad.

La dama salesiana María Luz Macías, manifestó que además del apoyo recibido trabajan con mucha fe transmitida por el sacerdote fallecido Mario Pani, quien en momentos difíciles les animó a continuar con este servicio alegando que, “Si esto es de Dios, Dios proveerá” y así fue hasta hoy y esperan que logren llegar a los 25 años o más sin dificultades y ofreciendo el mejor servicio.

Comentarios